Reseña Histórica de la I.N.P.C. “Bethel” de San Andrés Totoltepec, Tlalpan, D.F.

145 Años    LLEGADA DEL EVANGELIO
109 Años    ORGANIZACIÓN COMO IGLESIA
89 Años      DEDICACIÓN DEL TEMPLO

El 4 de diciembre de 1860 el Lic. Benito Juárez García siendo Presidente de la República expidió la Ley de la Libertad de Cultos, donde se expresa que las leyes protegen el ejercicio del Culto Universal así como la expresión de la libertad religiosa.

Cinco años más tarde en el año 1865 el Coronel Albino del Arco evangelizó a varios Tlalpenses, que llegaron a sumar 400 personas , quienes se reunían a leer la Biblia, orar y cantar, su lema era: “Fe, Esperanza y Caridad”. De este misionero sólo se conoce el domicilio en que habitaba con su esposa e hijos y se encontraba en el Callejón de Xocotla, entre las calles Juárez y Congreso en el centro de Tlalpan. Su cuartel estaba en la calle de Mesones entre las calles Pino Suárez y Correo Mayor, en el centro histórico de la Ciudad de México, se inició como Seminarista en 1879 terminando sus estudios Teológicos en 1883, año en que desapareció misteriosamente.

En el año de 1868 el señor Casimiro Rodea, originario de Tepetlixpa, Ozumba, Estado de México tuvo un primer contacto con el evangelio al haberle sido obsequiado un Nuevo Testamento por un hombre de Santiago Tepalcatlalpan, Xochimilco, al estar comercializando su maíz en la Delegación Magdalena Contreras. Se ignora el nombre de su esposa, aunque sus hijos se llamaban Catarino, Abel, Martha y Raquel Rodea. Dos años después fue arrestado y encarcelado en la cárcel de Tlalpan por razones desconocidas, allí el Coronel Albino del Arco, que era presidente de la Congregación de Tlalpan hacía labor misionera, por lo que al verlo interesado en la pláticas, éste le consiguió la libertad.

En 1870 el hermano Casimiro Rodea predicó el evangelio y se convirtieron los señores Juan (quien testificó el evangelio al Señor Bibiano García, Vicente Zarco quien ya conocía la congregación de Tlalpan por comercializar con carbón en ese lugar y José Guadalupe García), Pascasio, Felipe y Pedro Rodríguez Echevarría (hijos de Juan Rodríguez, conocido como Juan Cabeza y su esposa Lorenza Echavarría), al Señor Herrera, Paula Pérez, Merced y Aurelio Zarco, todos con sus respectivas familias, se sabe que asistían dominicalmente a los cultos en la Casa Chata de Tlalpan, entre las calles de Hidalgo y Matamoros, posteriormente el Coronel formó una Congregación Independiente.
Para el año de 1871 el Coronel Albino del Arco atendía la congregación de San Pedro Mártir y San Andrés Totoltepec dominicalmente, cuando él se ausentaba, en nuestra Iglesia predicaba el hermano Casimiro Rodea. Por lo que para el año 1880 la Congregación ya contaba con una membresía de 90 a 160 congregantes.

En el año de 1884 se propuso la construcción de un Templo que de momento, no se efectuaría por diferentes razones, sin embargo en ese año en la propiedad del hermano Felipe Rodríguez, denominada Manzaniztitla, donde existía un cuarto nuevo con paredes de piedra y techo de paja, se comenzó a reunir la congregación. No fue hasta el 20 de julio de 1892 que la Misión Presbiteriana del Norte a la que pertenecía el señor Millton Green adquirió el predio por la cantidad de $190.00 (Ciento noventa pesos 00/100 MN).

Aproximadamente a principios del siglo XX se cambió el techo por lámina metálica, se adquirió la primera campana tipo esquila de mala calidad que pronto se rompió, por lo que se compró una segunda, que posteriormente fue robada durante el movimiento revolucionario, se tenía un órgano y un reloj tal vez donados por los misioneros, los asistentes se sentaban en sillas, de lado derecho las mujeres y de lado izquierdo los varones durante casi 50 años, en la pared central estaba el dibujo de una Biblia con la leyenda “Dios es amor”.

Los ataques del enemigo no se hicieron esperar y a principios de febrero de 1885 el señor Hermenegildo Gómez convenció a su hijo Antonio Gómez para perjudicar la obra asesinando a su esposa la hermana Eulogia Rodea, hija del hermano Casimiro Rodea a la edad de 16 años, en complicidad con el señor Máximo Palma, siendo autor intelectual de dicho homicidio el cura de la ciudad de Tlalpan. Este hecho fue llevado a cabo en la Hacienda de Xoco, a la altura del kilómetro 21 de la Carretera Federal a Cuernavaca (Paredones hasta hoy existentes), delito que fue descubierto el primero de marzo de 1885, debido a que el señor Máximo Palma, pretendió violar a la hermana Gertrudis Romero y en sus amenazas para lograr su propósito, mencionó el asesinato, gracias a Dios este abuso no fue consumado, sin embargo la hermana dio aviso a su esposo, quien a su vez comunicó este hecho a las autoridades correspondientes.

La Congregación continuó su trabajo y dio su primer fruto, el joven Florentino García Palma que fue inscrito en el Seminario Teológico Presbiteriano, quien por diversas circunstancias no pudo concluir sus estudios, pero colaboró fielmente en la obra del Señor en esta comunidad tanto en la obra evangelística como de construcción del Templo. En el Seminario Teológico Presbiteriano se cree que graduaron los Presbíteros José Coffin, Vicente Mendoza, Apolonio C. Vázquez, Plutarco Arellano y otros.

Debido a la suspensión de labores del Seminario Teológico Presbiteriano y a su labor misionera al hermano Florentino García Palma se le ofreció la dirección de la Escuela de Jalpan en el Estado de México, cuando se encontraba realizando los preparativos para la nueva responsabilidad que Dios le daría, el día 4 de septiembre de 1894 a la edad de 23 años fue asesinado por algunos vecinos de San Andrés Totoltepec, enemigos del evangelio. Por lo que sus condiscípulos el profesor Pánfilo Prieto y Vicente Mendoza trataron de continuar su labor.

Es en el año de 1906 que la Congregación Presbiteriana de San Andrés Totoltepec, adquiere la calidad de Iglesia, siendo Pastor Oficiante el Presbítero Pascual Nevárez, siendo los primeros Ancianos Gobernantes: Juan Rodríguez Echevarría, Pascasio Rodríguez Echevarría, José Guadalupe García y Bibiano García, como Diácono el hermano Cesáreo García.

El Anciano Gobernante Pascasio Rodríguez Echevarría fue ordenado por el Presbítero Guillermo Wallace, Doctor en Teología, fue nombrado Diputado Suplente a la Reunión de Presbiterio, trabajó como Oficial hasta el 14 de julio de 1914 debido a la dispersión general del pueblo, fue llamado a la presencia del Señor el 5 de mayo de 1917, en la Colonia Toriello Guerra, en la Delegación Tlalpan, su Culto Fúnebre fue oficiado por el Presbítero Apolonio C. Vázquez y fue sepultado en el atrio del Templo Romano que fue cementerio del Pueblo.

En 1908 se organizó la sociedad de Esfuerzo Cristiano “El Divino Salvador”, siendo Pastor oficiante el Presbítero Arcadio Morales, que era pastor de la Iglesia “El Divino Salvador” de la ciudad de México, su primer presidente probablemente fue el hermano Liborio Palma Morales, que dejó de reunirse debido a la dispersión de los hermanos en 1914, reorganizándose el 21 de julio de 1922 llamándose “Fieles de Jehová” quedando la mesa directiva integrada de la siguiente manera: Presidente hermano Apolonio García Palma, Secretaria hermana María Dolores Rodríguez Zamora y hermana Tesorera María Concepción Palma, quienes trabajaron hasta el año 1923, hoy “Fieles en Cristo Jesús”.

En 1912 siendo Pastor Comisionado el Presbítero Catarino Roldán, se construyó un templete con un púlpito, también se congregaban los hermanos Bautistas encabezados por los hermanos Esteban Cedillo y Luis García, dirigentes de la Iglesia de Ajusco, la Iglesia la integraban 69 miembros, 4 Ancianos Gobernantes y un Diácono, en el año 1913 la última Navidad celebrada en este Templo debido a la gran dispersión de 1914, donde el Seminarista Gregorio R. de la Vega participó con un número, los escasos creyentes que quedaron esporádicamente se reunían en la casa del hermano Remigio García Palma.

Los deseos de la construcción de un Templo fueron truncados por el movimiento revolucionario iniciado el 20 de noviembre de 1910. Para el 21 de julio de 1914 los zapatistas entraron al pueblo de San Andrés Totoltepec con la intensión de quemar las casas de sus enemigos. Esta invasión fue un pretexto para que los enemigos del evangelio quemaran el cuarto que servía como Templo, situación encabezada por el zapatista Ponciano Álvarez quien puso en el Presbiterio el armonio, el reloj de pared, las sillas y rociándolo con petróleo y les prendió fuego.

Los hermanos de la Iglesia se vieron entonces obligados a salir del pueblo y a refugiarse en Tlalpan, desde 1884 hasta 1914, la pequeña construcción consagrada para ser el Templo de nuestra amada Iglesia fue abandonada, cabe mencionar que actualmente ese lugar está ocupado por la cocina de la casa Pastoral.

En el año de 1919 el hermano Isidoro García uno de los tantos dispersados por la Revolución Mexicana, quien contrajo matrimonio en el año de 1908 con la señora María de la Luz Rodríguez, con la que procreó varios vástagos y salió del pueblo en el año 1913, para refugiarse en el Seminario Presbiteriano de Coyoacán, aun siendo inconverso, conociendo a nuestro Salvador a través del Presbítero Apolonio C. Vázquez, regresó convertido a San Andrés Totoltepec en 1918.

Fue por el mes de marzo de 1919 cuando el Presbítero Apolonio C. Vázquez, envió a los estudiantes Eliseo Vázquez y Leopoldo Lozano a reunir a los hermanos de San Andrés Totoltepec con una carta que acreditaba al hermano Isidoro García para dirigir los cultos en casa del hermano José Enoch Rodríguez (actualmente en la calle Juárez No. 16 de esta población), debido a la destrucción del primer Templo. Desde que la iglesia comenzó a congregarse se utilizó una campana para llamar al pueblo, pero desde la dispersión de los hermanos en 1914 no se hacía, así que los hermanos utilizaron un riel de ferrocarril, golpeado por un martillo, para llamar a la congregación al culto a nuestro Dios.

En ese año el hermano Isidoro García compra una fracción de terreno (denominado Tezicuiltitla) junto a la propiedad del hermano Juan Rodríguez Echevarría, a solicitud de la Iglesia ambos donaron una porción de terreno para la construcción de un nuevo Templo, jurando ante Dios cumplir con su promesa, iniciando la construcción con un capital de $650.00 (Seiscientos cincuenta pesos 00/100 MN), derivado de una colecta entre los hermanos. La comisión estuvo formada por los hermanos Cesáreo García Rodríguez (hijo del hermano Isidoro García), Abraham Rodríguez, José Enoch Rodríguez y Francisco García.

A pesar de que la situación económica no era favorable el 26 de enero de 1920 el Profesor Remigio García llamó a los hermanos Abraham Rodríguez, Elías Rodríguez, José Enoch Rodríguez, Doroteo Romero, Esteban Cedillo, Isidoro García, Francisco García, Apolonio García y Catarino García, elevando a Dios una oración, se levantaron promesas entre la que destaca la mencionada por el hermano Abraham Rodríguez, quien les hizo de su conocimiento que su padre el hermano Juan Rodríguez Echavarría pagaría el sueldo de un albañil y de un peón hasta enrasar una altura de 5 metros, así el dinero recaudado se utilizó para la compra de material únicamente, por lo que se colocó la primera piedra del escarpado del nuevo Templo, terminándose esta primera parte el 11 de febrero de ese mismo año.

El 12 de febrero de 1920 se dio principio al desplante para la edificación actual del actual Templo, que por falta de fondos quedó suspendida el 12 de mayo de 1920. En septiembre de ese mismo año se adquirió un terreno para la construcción del Salón Social. Los datos proporcionados con antelación fueron compartidos por los hermanos Remigio García, Cesáreo García, Andrés Zarco, Lázaro Rodríguez y Apolonio García.

El 24 de abril de 1921 el Presbítero Plutarco Arellano reunió a los Ancianos Gobernantes Isidoro García Palma y Juan Rodríguez Echevarría, con la finalidad de darle a la Iglesia el nombre oficial de “Bethel” como consta en el Libro de Actas No. 1 del año de 1920 en donde se dice que la edificación del nuevo Templo será una verdadera “Bethel”, Casa de Dios y Puerta del Cielo (nombre que fue propuesto por el Profesor Remigio García Palma) por la obra evangelística que prosperaría en nuestro amado Pueblo.
En 1922 el Presbítero Gregorio R. de la Vega Pastor de la Iglesia El Divino Redentor de Tizapán y su esposa la Señora Amelia Sánchez, comenzaron a visitar a las hermanas de San Andrés para organizar una Sociedad Femenil que llevo el nombre de “Dorcas” actualmente conocida como “Lidia”.

Los trabajos de construcción del Templo fueron interrumpidos por razones económicas y fue hasta el 8 de enero de 1923 cuando se mandó a hacer un púlpito para la casa de Dios con el señor Erasmo Rodea que fue copiado del Templo de Tacubaya, ese púlpito aún se encuentra en uso en nuestro amado recinto.

En el año de 1925 se organizó la Sociedad Infantil “Amados de Jehová” y en diciembre de ese año la construcción del templo estaba por concluirse, los últimos detalles fueron terminados en enero de 1926.

El 17 de enero de 1926 estando presente el Presbítero Apolonio C. Vázquez se estableció que la inauguración fuese el 5 de febrero de 1926, por lo que en ese mismo mes y año una comisión de hermanos presentó ante la Secretaria de Gobernación una solicitud de inauguración de nuevo Templo, el día 2 de febrero se les requiere la escritura pública del terreno, de tal manera que se contestó hasta el día 4 de febrero de ese año a las veintiuna horas la autorización, para que a partir del 5 de febrero de 1926 se proceda a la inauguración.

A las cuatro de la mañana del viernes 5 de febrero de 1926, la mayoría de los hermanos estaban reunidos, previo aviso, en casa del Anciano Gobernante Isidoro García, en procesional después del Presbítero Gregorio R. de la Vega, el hermano Isidoro García y otros hermanos más trasladaron el púlpito, el armonio, un sofá con dos sillones, 6 sillas y 16 bancas dedicados para el uso del Templo y celebrar el culto matutino, en donde la predicación estuvo a cargo del Presbítero Gregorio R. de la Vega, quien no pudo usar el púlpito debido a que no había luz y se usaban dos lámparas de petróleo que no daban buena luz.

Alrededor de las diez horas apareció el Comandante de Policía Señor Fernando González con un oficio que prohibía la inauguración del Templo, cumpliendo órdenes del Presidente Municipal de Tlalpan señor Francisco Mejía, influido por su esposa Balbina para impedir la apertura del nuevo Templo, éste tuvo un largo diálogo con el Coronel Moisés Arellano, con su ayuda se elaboró un escrito para cubrir los requisitos faltantes y se le hizo de su conocimiento el Oficio que permitía la apertura del Templo.

Después del inesperado incidente se procedía al inicio del culto de las once treinta horas, el hermano Francisco García abrió las puertas del Templo y antes que los Pastores entraran el Presidente del Presbiterio de la ciudad de México, Presbítero Francisco Álvarez repicó la campana, la predicación de la palabra de Dios estuvo a cargo del Presbítero Eleazar Z. Pérez basado en el pasaje de Éxodo 3: 4 y 5 que dice: “… :quita tus zapatos de tus pies, porque el lugar en que tú estás tierra santa es.”, en el Orden de culto participaron los hermanos de Xochimilco.

A las quince horas todos regresaron para el culto de Acción de Gracias, el cual fue dirigido por el Presbítero Eleazar Z. Pérez y el sermón a cargo del Presbítero Vicente Mendoza, basado en 1ª Corintios 4:2 “Mas ahora se requiere en los dispensadores que cada uno sea hallado fiel.”, recitaron los niños Isidoro y Adrián Rodríguez Agustín Romero, Francisco García y Rebeca Cedillo, cantaron también las niñas Severiana García e Hilaria Álvarez.

La Consagración del Templo estuvo a cargo de los Presbíteros Gregorio R. de la Vega, Eleazar Z. Pérez y Vicente Mendoza quien dio el mensaje del culto de la tarde.

Por otra parte, la Sociedad de Esfuerzo Cristiano “Fieles en Cristo Jesús” participó enviando varios delegados a las actividades del Esfuerzo Cristiano, en el año de 1927 asistió a la ciudad de Toluca el hermano esteban Cedillo, a Jalapa Veracruz el hermano Apolonio García Palma, nuevamente a Toluca se enviaron a los hermanos Lázaro Rodríguez, Juan García Gómez y Apolonio García Palma.

El 30 de diciembre de 1945 se ordena como Anciano Gobernante al Hermano Cirilo Apolonio García Palma bajo el Pastorado del Presbítero Gregorio R. de la Vega.

Una de las aportaciones de la Sociedad “Fieles en Cristo Jesús” fue la formación de una Biblioteca que llevaba el nombre de “Lic. Benito Juárez García”, inició con 20 volúmenes y posteriormente la Secretaría de Educación Pública donó un lote de libros y folletos, el primer encargado de ella fue el hermano Apolonio García Palma, posteriormente el hermano Samuel García Palma, se suspendieron sus actividades el 24 de abril de 1959 al 7 de mayo de 1960 reiniciando formalmente el 5 de febrero de 1961.

En el año de 1951 al celebrarse las Bodas de Plata de la consagración del Templo, asistieron los Presbíteros Gregorio R. de la Vega, Francisco Álvarez, Eleazar Z. Pérez y Vicente Mendoza pero el mensaje estuvo a cargo del Doctor David Macías
El 27 de julio de 1969 la misericordia del Altísimo proveyó a la Iglesia de un terreno de 1090 metros cuadrados, donación de la hermana Severiana García de Álvarez, no sin antes haciendo prometer al H. Consistorio que nunca seria vendido, que se utilizaría para el bien de nuestra Iglesia según consta en las actas consistoriales 2108 y 2019.

Pasó el tiempo y Dios nuevamente mostró su misericordia al enviar a uno de sus verdaderos siervos, el Presbítero José Luis Genis Guzmán, primero como Pastor Oficiante en el año de 1967 y luego como Pastor Comisionado.

De febrero de 1969 a 1999, es decir, durante 32 años de ministerio en esta Iglesia, la labor de éste verdadero varón de Dios, ha dejado tal huella que aún seguimos diciendo: “Como lo enseñó el señor Génis”. Por su aportación en lo espiritual, instruyendo con toda paciencia y capacidad, nos enseñó la fraternidad, el trabajo en equipo, el amor por la obra y sobre todo la sana doctrina. Qué no decir sobre el impulso en lo material, porque cual Nehemías, bajo su dirección, se reconstruyó el Templo, cambiando el piso, el techo, se construyó el mezzanine y se reforzó la torre, se construyó la casa Pastoral, el edificio educativo y se bardeó el terreno adjunto. Gran escritor y nosotros privilegiados, porque sus obras navideñas, poesías y cantos se estrenaban en esta Iglesia, propiciando la participación activa de niños, jóvenes y adultos, mostrando cuán grande es el gozo del Señor en el corazón de quien le sirve como lo hizo el Gran Rey de Israel, así su ejemplo de trabajo, esfuerzo, dedicación pero sobre todo convicción, nos ha permitido ser leales a Dios a través de 5 generaciones.

Desde su apertura el actual Templo no cerró sus puertas al culto público hasta el día 26 de abril de 1998 quien por orden nacional y debido a la pandemia de gripe por Influenza, fuimos obedientes a las autoridades seculares tal y como se nos enseña en la Palabra Santa, sin que en las casas de los hermanos se dejaran de hacer cultos para dar gloria a nuestro Dios y Padre.

Las organizaciones que trabajan en nuestra Iglesia:

• H. Consistorio.
• Junta de Diáconos.
• Escuela Dominical “Discípulos del Divino Maestro”
• Sociedad de Adultos de Esfuerzo Cristiano “Fieles en Cristo Jesús”
• Sociedad Juvenil de Esfuerzo Cristiano “Linaje Escogido”
• Sociedad Intermedia de Esfuerzo Cristiano “Seguidores de la Verdad”
• Sociedad Infantil de Esfuerzo Cristiano “Amados de Jehová”
• Sociedad Femenil “Lidia”
• Grupo de Estudio Bíblico “Siervos de Cristo”
• Departamento Infantil “Joyas de Cristo”
• Departamento Intermedio “Emmanuel”
• Departamento de Cuna “Lucecitas de Cristo”
• Coro “Manantial”

En esta centenaria Iglesia se ha escuchado la Palabra Divina a través de medio centenar de sus siervos Pastores, Obreros, Estudiantes, cuyos nombres y épocas de algunos se enlistan:

Coronel Albino del Arco, 1865
Misionero Millton Green, 1892
Presbítero Guillermo Wallace, 1906 aproximadamente
Presbítero Catarino Roldán, 1912
Presbítero Apolonio C. Vázquez, 1919
Presbítero Plutarco Arellano, 1921
Presbítero Gregorio R. de la Vega, 1926 al 28 de julio de 1927
Presbítero Apolonio C. Vázquez, 28 de julio de 1927 al 28 de julio de 1942
Presbítero Marcial González Cornejo, 1942
Ayudante Pastoral y Obrero Cirilo Apolonio García Palma, 1941 a 1943
Presbítero Venancio David Aquino, 1943 a 1944
Presbítero Moisés García Chávez, Enero a julio de1945
Presbítero Gregorio R. de la Vega, 1945 a 1946
Seminarista Mario López Bastida, 1946
Presbítero Moisés García Chávez, Febrero a Julio 1947
Seminarista José Cruz Antonio, 1947
Presbítero Gregorio R. de la Vega, Julio a Diciembre de 1947
Presbítero Alfonso Baez Fonseca, Enero a septiembre de 1948
Presbítero David Macías Jiménez, Octubre de 1948 a enero de 1952
Seminarista Agustín Velázquez, 1948
Saúl Velasco, 1950
Presbítero Alberto Rosales Pérez, Febrero de 1952 a junio de 1953
Estudiante Graduado Samuel Brena Morales, 1952
Presbítero David Macías Jiménez, Julio 1953 a junio 1954
Seminarista Marcelino Ortiz Flores, 1953
Seminarista Luis Augusto Núñez Manzanero, Febrero a junio de 1954
Presbítero Gregorio R. de la Vega, Julio de 1954 a enero de 1958
Seminarista Macario Castañeda Hernández, Julio de 1954 a enero de 1955
Seminarista Noé Falconi González, Febrero a Noviembre de 1955

Seminarista Marcelino Honorato Carpio Melo Noviembre de 1955 a enero de 1956
Seminarista Eduardo de la Flor González Febrero a noviembre de 1956
Seminarista Ricardo León Cruz Noviembre de 1956 a noviembre de 1957
Presbítero Miguel Eladio García Zapata Febrero 1958 a enero 1959
Presbítero José Luis Genis Guzmán Enero a noviembre 1959
Estudiante Graduado Honorato Carpio Melo 1959
Presbítero Isaías Uc Colli 5 de noviembre 1959 al 23 de enero de 1960
Presbítero Marcelino Ortiz Flores Enero de 1960 al 30 de agosto de 1961
Seminarista Saúl Zárate Hernández 1960
Seminarista Jeremías Juárez Carballo 1961
Presbítero Vidal Valencia Del 30 de septiembre de 1961 al 20 de enero de 1922
Estudiante Graduado Marcelino Honorato Carpio Melo Del 9 de diciembre de 1961 al 23 de octubre de 1962
Presbítero Gregorio R. de la Vega Del 14 de febrero de 1963 al 29 de enero de 1967
Seminarista Jorge Catalán Alducín Febrero de 1964 a enero de 1966
Seminarista Onésimo Hernández Febrero de 1966 a enero 1968
Presbítero José Luis Genis Guzmán Del 3 de junio de 1968 al 29 de enero de 1969
Seminarista Ariel Santos Santos (Xicalco) 24 de enero 19
Estudiante para Misionera Isabel Reyes Bautista
Estudiante para Misionera Lucila Padilla Álvarez 29 de enero de 1967
Seminarista Jorge Peralta Cruz Diciembre 1968 a enero 1969
Presbítero José Luis Genis Guzmán Del 2 de febrero de 1969 al 13 de mayo de 2001
Presbítero Juan Morales (Xicalco) Del 2 de febrero de 1969 a septiembre de 1969
Seminarista Nepthalí Castillo López Del 01 d febrero de 1970 a junio de 1971
Estudiante para Misionera Magdalena Vázquez Álvarez Vacaciones de julio de 1970
Seminarista Carlos Ramón Ortiz Del 26 de septiembre al 30 de noviembre de 1971
Estudiante para Misionera Gloria Martínez Pérez 1972

Datos obtenidos de:
“Origen y desarrollo de la INPC Bethel 1868-1926”
del Profesor David Vega García.
Actas Consistoriales.
Relatos de hermanos.