Cuatro Verdades Fundamentales

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3.16

Dios tiene un plan para ti, estimado lector, te invito a leer atentamente acerca de las cuatro verdades fundamentales:

PRIMERA: LA REALIDAD DEL PECADO

Si dijéremos que no tenemos pecado, nos engañamos á nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros. 1a Juan 1.8

De consiguiente, vino la reconciliación por uno, así como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pasó a todos los hombres, pues que todos pecaron. Romanos 5.12

¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, Limpio estoy de mi pecado? Proverbios 20.9

…El alma que pecare, esa morirá. Ezequiel 18.4c

Nuestras rebeliones y nuestros pecados están sobre nosotros, y a causa de ellos somos consumidos: ¿cómo pues viviremos? Ezequiel 33.10b

SEGUNDA: EL AMOR DE DIOS

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Juan 3.16

Empero Dios, que es rico en misericordia, por su mucho amor con que nos amó. Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo; por gracia sois salvos. Efesios 2. 4,5.

Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que vive en amor, vive en Dios, y Dios en él. 1a Juan 4.16

TERCERA: LA MUERTE REDENTORA DE CRISTO

Sabiendo que habéis sido rescatados …, no con cosas corruptibles, como oro o plata; sino con la sangre preciosa de Cristo. 1a Pedro 1.18a,c, 19a

Porque esto es mi sangre …, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados. Mateo 26.28a, c

Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salud por nuestro Señor Jesucristo; El cual murió por nosotros. 1a Tesalonicenses 5.9,10a.

CUARTA: EL PODER SALVADOR DE CRISTO

 …Cristo padeció por nosotros… El cual mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero…, por la herida del cual habéis sido sanados. 1a Pedro 2.21b, 24a,c

 Por lo cual puede también salvar eternamente a los que por él se allegan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. Hebreos 7.25

¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual por el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de las obras de muerte para que sirváis al Dios vivo? Hebreos 9.14

…La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 1a Juan 1.7b