Invitación evangélica

Cuando Jesús predicó su sermón del monte, hizo algunos cuestionamientos: Porque si amáis a los que os aman, ¿qué gracias tendréis? porque también los pecadores aman a los que los aman. Y si hiciereis bien a los que os hacen bien, ¿qué gracias tendréis? porque también los pecadores hacen lo...

Sigue leyendo

Limpiemos nuestra vida

Y ahora que nos hemos reconocido como pecadores y que  hemos aceptado a Cristo como nuestro Salvador, la obra que en nosotros inició el Espíritu Santo continúa. Se deja atrás una vida llena de pecado, y el Espíritu Santo obrando con paciencia nos va capacitando día tras día, para que...

Sigue leyendo

Nacer de nuevo

Cuando una persona acepta a Cristo en su corazón y se convierte y deja su pecado, este cambio se llama nacer otra vez; cuando Nicodemo visitó al Señor Jesús porque quería saber cómo llegar al cielo, “Respondió Jesús y díjole: De cierto, de cierto te digo, que el que no...

Sigue leyendo

¿Cómo los estamos preparando?

Recientemente tuve la oportunidad de supervisar a los Departamentos de Cuna, Infantil e Intermedio y pude darme cuenta cuán bueno es y provechoso para la formación de los niños en su educación cristiana. Doy gracias a Dios por los maestros, el ver cuánto se esmeran para que nuestros niños y...

Sigue leyendo

Ser sacerdote de mi familia

Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican: Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guarda. Por demás os es el madrugar a levantaros, el veniros tarde a reposar, el comer pan de dolores: Pues que a su amado dará Dios el sueño....

Sigue leyendo

Como cristiano ¿Tu vida es ejemplar?

Examinaos a vosotros mismos si estáis en fe; probaos a vosotros mismos. ¿No os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros? si ya no sois reprobados. 2 Corintios 13.5 Para conocernos, es necesario hacer un autoexamen de nuestra vida y sus hechos (Jeremías 17.9) “Engañoso es el corazón,...

Sigue leyendo

Orar es nuestro privilegio

Aún quienes no conocen a Dios piensan que pueden comunicarse con Él y echan mano de su sinceridad, sus obras, su necesidad, pero no es nada de esto lo que permite que la oración sea escuchada. Insisto que orar es nuestro privilegio porque sólo aquellos que tienen al Espíritu de...

Sigue leyendo