Sin comentarios aún

El Memorial de Oxford

En Oxford, Inglaterra se encuentra el Memorial de los Mártires, construido en 1841. Es una torre que da la impresión de ser la parte superior de una iglesia. Este monumento conmemora la muerte de los mártires de la Reforma en Inglaterra.

En la parte superior hay tres estatuas de catedráticos de la universidad de Cambridge que también fueron obispos de la Iglesia de Inglaterra: Thomas Cranmer (el primer arzobispo de la iglesia de Inglaterra), Hugh Latimer y Nicholas Ridley.

Estos hombres no solo contribuyeron a la Reforma desde un punto de vista teológico, también fueron pastores que vigilaron a la Iglesia y que sirvieron bajo el reinado de Enrique VIII hasta Eduardo VI.

Tras Eduardo VI, en 1553, llegó al poder María I, conocida como María la Sangrienta por su violenta persecución de los protestantes. Durante la persecución estos hombres fueron arrestados, torturados y finalmente asesinados en Oxford en 1556.

En el monumento pueden leerse las siguientes palabras:

A la gloria y en agradecida conmemoración de sus siervos, quienes cerca de este lugar rindieron sus cuerpos para ser quemados, llevando así testimonio de las sagradas verdades que habían afirmado y mantenido contra los herederos de la Iglesia de Roma y dando testimonio de que a ellos les había sido dado no solo creer en Cristo sino también sufrir por su nombre. Este monumento se construyó por voluntad pública en el año del Señor 1841.

Consideremos tres verbos que aparecen en la inscripción: El primero es Afirmado, en el sentido de permanecer firmes en su convicción en Cristo y en el Evangelio, su martirio fue la confesión de su fe en el Evangelio. y no sólo murieron afirmando estas verdades, sino que estas verdades los mantuvieron a ellos, este es el segundo verbo. Ellos estudiaron estas verdades, las proclamaron y enseñaron de manera que resonaran por toda Inglaterra. El tercer verbo es: Sufrir, ellos sufrieron por sus creencias.

Mientras contemplamos las páginas de la historia podemos darnos cuenta de que en gran parte, el cuerpo de Cristo no ha gozado de libertad religiosa. De hecho, una gran parte de la Iglesia es una Iglesia sufriente y mientras reflexionamos en esta verdad, recordemos que estas doctrinas que celebramos y confesamos son tan valiosas como para sufrir por ellas e incluso como estos mártires nos muestran, valiosas para morir por ellas.

El hecho de que este monumento se haya erigido en 1840 es significativo porque durante esta época un importante número de teólogos de Oxford intentaban hacer que la Iglesia Anglicana regresara a la Iglesia Católico Romana. Uno de los líderes de este movimiento que intentaba regresar a Roma se llamó John Henry Newman que en lo personal regresó a Roma y fue nombrado cardenal. No sólo se trata de haber abandonado el ejemplo de grandes hombres sino en el fondo, ese regreso a Roma constituye el abandono de la Palabra de Dios y por lo tanto de Cristo.

Recordar la Reforma tiene un gran contexto histórico, pero lo que nunca debemos olvidar es que la verdadera importancia de la Reforma es traernos de vuelta el Evangelio que Roma abandonó.

Adaptado de 5minutesinchurchhistory.com “Oxford´s Memorial” por Dr. Steven Nichols.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Publicar un comentario