Sin comentarios aún

La Catedral de San Pierre

En Roma encontramos la afamada catedral de San Pedro, pero hay otra catedral prominente con el nombre de San Pedro, pero esta está en Ginebra, Suiza. En ella predicó Juan Calvino y ya que Ginebra es una ciudad franco parlante la llamaremos San Pierre.

Ginebra estuvo bajo dominio romano desde el año 58 antes de Cristo. Julio César, el emperador romano consideró que Ginebra era una ciudad muy importante y dejó ahí un asentamiento romano. Para el siglo IV, ya se había construido una iglesia en la ciudad y se remodeló de manera importante en los siglos V y VI, hasta que la catedral se completó en el año 1230.

Fue en esta catedral que Juan Calvino se convirtió en pastor. Llegó a la ciudad en 1541 (la segunda vez) y predicó en esta catedral hasta su muerte en 1564. Como mencionamos en la ocasión anterior, predicaba unas 5 veces por semana. Además, Calvino apoyaba que en los servicios, sólo se cantaran salmos y que no era adecuado ningún instrumento para acompañar la alabanza, así que trajo músicos profesionales para que enseñaran a la congregación a cantar.

El púlpito en el que Calvino predicaba aún se encuentra allí, al final de una escalinata. La silla en la que se sentaba mientras esperaba a que llegara el momento de la predicación también está ahí.

Después de predicar, Calvino terminaba con una oración y frecuentemente usaba la misma oración, la tituló simplemente: Oración para después del Sermón:

Te rogamos también, Padre y Salvador, por todos aquellos que has ordenado como pastores de Tu pueblo, que tiene a su cargo el cuidado de las almas y la administración de tu Santo Evangelio. Que los guíes y dirijas por tu Santo Espíritu para que sean hallados como fieles y verdaderos ministros de Tu gloria, siempre anhelando alcanzar y traer de vuelta con el Señor, la oveja perdida y errante, de vuelta con el Señor Jesucristo, nuestro verdadero Pastor y Obispo; que día a día prosperen y crezcan en Él y en toda justicia y santidad. Concede además, que todas las iglesias sean libradas de las fauces de lobos rapaces y mercenarios, quienes siguen sus propios propósitos y ambiciones y no tienen ningún cuidado del honor de Tu Santo Nombre y del cuidado de tu grey.

Adaptado de 5minutesinchurchhistory.com “St. Pierre” por Dr. Steven Nichols, 14 de enero de 2015.

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Publicar un comentario