Sin comentarios aún

Dos tipos de cristianos

OBJETIVOS:

Relacionar la vida personal con la Escritura.
Establecer la diferencia entre conocimiento y convicción cristiana
Señalar las características que identifican a un cristiano.

TEXTO BASE: Santiago 1:22. “Más sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos”.

INTRODUCCIÓN

La fe cristiana no puede ni debe convertirse en una mera celebración ritual o ceremonial; tiene que ser una experiencia práctica que refleje cambios radicales y genere pasión por el bienestar de los menos afortunados. Sin embargo parece ser que en el tiempo del apóstol Santiago y en nuestro tiempo, había y hay cristianos que vivían o viven, lo que escuchaban o escuchan y practican, y cristianos que solo escuchaban pero no lo llevaban o llevan a la práctica. Por eso el tema que hoy nos ocupa, se titula: “DOS TIPOS DE CRISTIANOS”.

I. LAS CARACTERÍSTICAS INDISPENSABLES PARA EL CREYENTE

“Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardío para hablar, tardío para airarse: Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Por lo cual, dejando toda inmundicia y superfluidad de malicia, recibid con mansedumbre la palabra ingerida, la cual puede hacer salvas vuestras almas. Santiago 1:19-21

Prudencia para manejar cualquier situación. Pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse. Un buen receptor de la palabra. El efecto es, salvación del alma.

A. CONDICIONES QUE DEBEN SER SUPERADAS.

“El arte de Oír”
“Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardío para hablar, tardío para airarse: Porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios”. Stg.1:19-20

“En las muchas palabras no falta pecado: Mas el que refrena sus labios es prudente”. Proverbios 10:19
“Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé á un hombre prudente, que edificó su casa sobre la peña”. Mateo 7:24

B. EL CONTROL DE LA IRA

“Mas ahora, dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, maledicencia, torpes palabras de vuestra boca”. Colosenses 3.8
“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, disolución, 20 Idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías”. Gálatas 5: 19,20

C. APTITUDES NECESARIAS PARA LA SANTIDAD.

“Por lo cual, dejando toda inmundicia y superfluidad de malicia, recibid con mansedumbre la palabra ingerida, la cual puede hacer salvas vuestras almas”. Santiago 1:21

Desechar. ver. 21; Recibir. ver. 21

TEXTOS QUE HABLAN DE DESECHAR.

“Conviéneme obrar las obrar del que me envió, entre tanto que el día dura: la noche viene, cuando nadie puede obrar”. Juan 9:4
“La noche ha pasado, y ha llegado el día: echemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de luz”. Romanos 13:12

¡Ya casi llega el momento!, de este suceso. Así que dejemos de pecar, porque pecar es como vivir en la oscuridad. Hagamos el bien, que es como vivir en la luz. Controlemos nuestros deseos de hacer lo malo, y comportémonos correctamente, como si todo el tiempo anduviéramos a plena luz del día. No vayamos a celebraciones donde haya desórdenes, ni nos achispemos, ni seamos vulgares, ni tengamos ninguna clase de vicios.

No andemos en chismes, el murmurar no edifica, sino destruye, no busquemos pelea ni seamos recelosos. Más bien, dejemos que Jesucristo nos proteja y el Santo Espíritu de Dios nos guíe en nuestra vida.

El pasaje que estamos comentando, nos muestra tres características de un verdadero cristiano.

Oír. ver. 19.
Recibir. ver. 21.
Hacer. ver. 22.

II. IMPERATIVOS DETERMINANTES DE LA VIDA CRISTIANA

“Mas sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos á vosotros mismos. Porque si alguno oye la palabra, y no la pone por obra, este tal es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural. Porque él se consideró a sí mismo, y se fue, y luego se olvidó qué tal era.  Más el que hubiere mirado atentamente en la perfecta ley, que es la de la libertad, y perseverado en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, este tal será bienaventurado en su hecho”. Santiago 1.22-25

Ser, ver. 22
Hacer. ver. 25

III. PRINCIPIOS FUNDAMENTALES DE NUESTRA FE

“Si alguno piensa ser religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino engañando su corazón, la religión del tal es vana. La religión pura y sin mácula delante de Dios y Padre es esta: Visitar los huérfanos y las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha de este mundo”. Santiago 1:26-27

El principio de la disciplina personal. ver. 26.
La responsabilidad social del cristiano. ver. 27.
El Verdadero cristiano necesita controlar lo que dice o expresa. ver. 27

Conclusión.

El primer llamado que Apóstol Santiago hace a los creyentes, es a vivir la vida cristiana en todas sus dimensiones. Seamos cristianos que al salir de estas cuatro paredes, practiquemos lo que confesamos. ¿Vivimos la vida cristiana, de una manera práctica o solo de manera teórica?

Comentarios

Loading Facebook Comments ...

Publicar un comentario